Entre la recesión y los dólares.

31 10 2008

Una virtual recesión y una línea por 30 mil millones de dólares son como para no pasar por alto

Por: Enrique Quintana

El Banco de México puso los pies sobre la tierra y presentó un estimado de crecimiento económico para 2009, que en su límite bajo implica virtualmente una recesión.

Si el promedio del próximo año es de 0.5 por ciento, el comportamiento cíclico de la economía conducirá a que al menos durante dos o quizá tres trimestres tengamos tasas negativas.

No se trata de un asunto matemático, sino del hecho de que la economía mexicana no va a crecer en los meses que vienen y quizá en un trecho largo del siguiente año.

De hecho, los pronósticos respecto a la producción industrial en Estados Unidos para el 2009 son negativos y ésta podría bajar hasta en 1.3 por ciento.

El PIB mexicano se vincula muy estrechamente con el PIB industrial norteamericano, así que el panorama no es nada alentador.

Para confirmar la tendencia recesiva que ya está con nosotros, el INEGI dio a conocer ayer el IGAE de agosto y ya registró un retroceso de 0.3 por ciento, pero el sector industrial se contrajo en 1.6 por ciento.

Ya le hemos comentado que especialmente el sector de las manufacturas ya está incluso perdiendo empleos, poco más de 130 mil en los últimos 12 meses.

Con los datos más recientes, otro asunto que debe revisarse es la posible duración de la recesión.

Las cifras de Banxico indican de facto un horizonte largo, quizá de todo el 2009, con modestos impulsos a la recuperación en el primer semestre del 2010, año que no será de despegue sino quizá de un crecimiento del orden de 2 a 3 por ciento.

No toda la economía se va a mover al mismo ritmo.

Lo más probable es que los sectores modernos, vinculados de manera más estrecha con la exportación tengan caídas todavía más fuertes que el promedio.

Las empresas exportadoras, a pesar de verse favorecidas por un peso más débil, no podrán aprovechar en el corto plazo esa ventaja pues en la mayor parte de sus mercados van a enfrentarse con una contracción de la demanda.

El sector moderno vinculado al mercado interno también va a resentir una caída. En este caso quizá el factor más influyente será la reducción del crédito al consumo, que va a pegar de manera muy fuerte, por ejemplo, a las tiendas departamentales.

Quizá el sector que, paradójicamente, podría sortear mejor esta temporada recesiva es el que tiene que ver con las necesidades básicas y el que no está vinculado de manera directa con el área más moderna de la economía.

Anote usted en esta condición, desde luego, a la economía informal. El problema que tendrán los informales es la competencia cada vez más intensa… entre ellos mismos.

No sólo habrá más informales por la insuficiente creación de empleos en el sector formal, sino porque la válvula de escape que significaba la migración va a cerrarse parcialmente, más por la caída del empleo en Estados Unidos que por las medidas para impedir el paso de los indocumentados.

Le hemos documentado ya desde hace varias semanas el traslado de la crisis financiera a la economía real y ahora el Banco de México le pone número a este contagio.

Es importante que ubique con más claridad las perspectivas de su empresa, sea grande o un pequeño negocio, y sobre esa base tome decisiones.

Hay nichos que van a seguir creciendo, otros que van a estancarse y quizá muchos más que van a retroceder.

Precise en dónde se encuentra para que las decisiones que tome sean racionales y no vaya a pasarse de pesimista o bien a ser demasiado optimista en un ámbito lleno de complicaciones.

 
Swaps
 
 
¿Para qué quiere el Banco de México una línea de crédito vía swaps de divisas con la Reserva Federal por 30 mil millones de dólares?

La respuesta es muy sencilla: quiere dar tranquilidad a los inversionistas de que cuenta con la suficiente liquidez en dólares para hacerle frente a la demanda que pueda darse en los siguientes meses.

La demanda de dólares producto de las presiones que pusieron los derivados sobre algunas empresas ya prácticamente está resuelta.

La que sigue vigente es la demanda proveniente de los fondos que deseen liquidar posiciones en pesos para pasarse a dólares.

Aunque el Banxico ha anunciado que por lo pronto no va a usar la línea convenida con la Fed, quizá se convierte en un analgésico para el nerviosismo en el mercado cambiario y bien podríamos ver que poco a poco el dólar se coloca por debajo de los 13 pesos y se enfila claramente hacia los 12.

Como le hemos comentado, no está descartado que tengamos todavía episodios de alta volatilidad, pero la tendencia es que la estabilidad vaya retornando poco a poco.

Ahora, desafortunadamente, ya le llegó el turno de padecer a la economía real.

 
 
 
Un horizonte complicado
 
Las nuevas estimaciones de Banxico llevarían a que el crecimiento promedio del PIB durante la primera mitad del sexenio fuera de 1.9 por ciento al año, con todo, superior al de la primera mitad del sexenio de Fox.


Acciones

Information

One response

1 11 2008
anelaisi

A rio revuelto ganancia de pescadores…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: