Nuevo juguete sexual revoluciona el mercado.

1 12 2008

Parece una flor, pero no lo es

No es la flor que parece ser

No es la flor que parece ser

No hace falta esconderlos al fondo del ropero o en un cajón, vienen en varios colores y combinan con todo.

 

 

Un pingüinito muy simpático (que vibra bajo el agua), una flor de adorno, un lápiz labial o hasta un chupetín pueden transformarse en aliados femeninos: los juguetes sexuales para chicas vienen con más diseño que nunca.

Una página de Internet ofrece una amplia variedad de productos eróticos que además son fáciles de disimular: vienen en forma de objetos de uso cotidiano que no llaman la atención.

Una margarita para el escritorio, un chupetín que no se come y un lápiz de labios que no pinta son todos camuflajes para disimular a la vista inexperta “el aparatito”. También están a disposición del usuario del sitio Amantis otros productos como una esponja vibradora o una “pirámide del amor”. [

Fuente]

Fuente]