Asesinan al hermano del un diputado estatal, van ocho muertos a balazos en 24 hora.

10 11 2008

El hermano de un diputado estatal, asesinado en Rosarito.- Cuatro de los crímenes, en Tijuana.- En 2008 van 4.300 muertes por crimen organizado

 

Ocho personas han sido asesinadas a balazos en las últimas 24 horas en localidades próximas a la frontera norte de México, en Baja California, entre ellos el hermano (Raúl Zavala Márquez) de un diputado estatal (Catalino Zavala Márquez), que ha muerto en a las puertas de su domicilio en la colonia Plan Libertador en Playas de Rosarito, sobre quien descargaron decenas de casquillos, de acuerdo a los primeros informes. Cuatro de los crímenes han tenido lugar en Tijuana, al noroeste del país.

El estado fronterizo de Baja California, en el que se encuentran Tijuana y Rosarito, ha sido uno de los más castigados en 2008 por la violencia del crimen organizado. El primero de los ocho asesinatos ha llegado tras una persecución a pie entre delincuentes. Y el segundo junto a un taller de lavado de coches: de acuerdo con varios testigos, un grupo de hombres armados ha entrado en la oficina del taller y ha disparado contra sus ocupantes en repetidas ocasiones para, después, huir. Posteriormente ha sido asesinado el hermano de un diputado estatal del Partido de la Revolución Institucional (PRI) en las inmediaciones de la vecina ciudad de Rosarito, cuando varios sujetos le han disparado mientras llegaba a su domicilio.

Relaciones con el narcotráfico

Durante el domingo, tras haberse escuchado disparos en uno de los barrios de Tijuana, la policía ha encontrado el quinto cadáver en menos de 24 horas: un joven de 26 años de edad. Tijuana es sede del cártel del mismo nombre, controlado por la familia Arellano Félix. Las autoridades del estado de Sonora han informado, además, del hallazgo en la localidad fronteriza de Nogales de dos personas asesinadas a tiros, presuntamente relacionadas con el narcotráfico.

Dos responsables de seguridad municipales de la localidad de Benito Juárez han perdido, por último, la vida a consecuencia de los disparos de un grupo de encapuchados que intentaban robar la camioneta a uno de ellos. Durante el forcejeo, los agresores han disparado sus pistolas automáticas contra sus víctimas, que han muerto a los pocos minutos a pesar del auxilio médico.

El número de muertos por acciones del crimen organizado en México asciende en lo que va de 2008 a más de 4.300, según datos oficiales. [El pais]

 





Un paseo por el museo del narcotrafico en Mexico.

6 11 2008

Una visita al lugar donde el Ejército de México reúne información sobre el combate al narcotráfico.





México y los ‘narcos’: camino de convertirse en la Colombia del norte

26 10 2008

¿Se está convirtiendo México en la nueva Colombia del continente americano?

·         La creciente violencia entre bandas criminales marca la vida cotidiana del país

·         El Gobierno moviliza al Ejército entre dudas sobre la eficacia de su estrategia

·         Existen múltiples vínculos entre el poder, las fuerzas armadas y el narcotráfico

Ricardo Ravelo, periodista mexicano especializado en narcotráfico.

Ricardo Ravelo, periodista mexicano especializado en narcotráfico.

Para tratar de responder ésta y otras preguntas, hablamos con

Ricardo Ravelo, periodista especializado en narcotráfico del semanario de investigación mexicano Proceso. Ha escrito libros sobre el tema como ‘Los capos’, ‘Las narco-rutas de México’ y ‘Los narcoabogados’. Con la frase “No hay espacio del país libre de tensión por la violencia del narcotráfico” empieza ‘Herencia maldita. El reto de Calderón y el nuevo mapa del narcotráfico’, su último trabajo. ¿Es para tanto? “Sí”, responde tajante el periodista. Ravelo trata de hacernos comprensible un fenómeno que crece, amenazando con convertir a México, un país con una asentada (aunque deficitaria) democracia, en un Estado fallido.

 

 

Aumento y recrudecimiento

Desde hace un par de años la violencia se ha recrudecido a tal grado que no hay rincón donde no se respire inseguridad, donde no haya sacudidas virulentas, choques de bandas por el negocio del narcomenudeo o policías relacionados con el narcotráfico.

La lucha entre bandas, que había sido dominio casi exclusivo del norte, se ha extendido a todo el país. Aunque sigue siendo particularmente cruenta en la frontera, donde ciudades como Tijuana, Ciudad Juárez o Culiacán se han convertido en verdaderos campos de batalla entre sicarios enfrentados que todos los días protagonizan una nueva carnicería.

Hasta hace algunos meses, parecía que la violencia del narcotráfico había dejado de ser un problema del norte del país y se había trasladado hacia el sureste, pero últimamente hay un repunte de choques de bandas, en Tijuana y Nuevo León [al norte]. Esto tiene que ver con una lógica que se ha mantenido vigente: quien domina la frontera se hace con el negocio y las organizaciones que operan en el centro del país se ven forzadas a negociar con las más poderosas para poder cruzar los cargamentos a Estados Unidos.

La extensión del cáncer del narcotráfico a lo largo y ancho de todo el país, ante lo que parece una desaparición en toda regla del Estado, ha tenido una consecuencia inmediata :el recrudecimiento de una violencia salvaje que deja impresionantes muestras de su ferocidad: cuerpos decapitados, atados o torturados forman parte de la realidad cotidiana de México. Un fenómeno que ha llegado a alcanzar hasta las bandas de música grupera.

La violencia cada día es mayor y más cruda, hay una mayor carga de saña en cómo se gestiona ésta. Antes veíamos por todas partes la llamada ejecución común, ahora esto ha ido modificándose con otras prácticas de muerte como la decapitación o la desaparición, que consiste en quemar los cuerpos hasta convertirlos en ceniza.

Dos cadáveres encontrados cerca de Tijuana. (EFE)

Dos cadáveres encontrados cerca de Tijuana. (EFE)

La creciente presencia militar

La estrategia de despliegue masivo de efectivos militares ha sido la seña identificativa del actual sexenio presidencial, dirigido por el derechista Felipe Calderón. El presidente mexicano ha debido lidiar con la herencia de su predecesor en el cargo, Vicente Fox, cuyos operativos no tuvieron demasiado éxito. Calderón se ha tomado el problema casi como algo personal y está resuelto a “rescatar todas las regiones azotadas por los narcos”. Para esta tarea, ha decidido contar con los más de 36.000 militares que ya están desplegados por todo el país. Pero la presencia militar no está exenta de polémica, especialmente cuando se dan casos como el de Ernestina Ascención Rosario, indígena de 73 años que fue violada hasta la muerte por varios soldados en la Sierra Zongolica. O el de una familia entera asesinada por un retén militar en Sinaloa, uno de los estados más castigados por la droga.

En ningún lugar del mundo la multiplicada presencia militar es un buen presagio, ni signo de estabilidad. Se ha pretendido combatir un problema estrictamente policíaco con un ejército muy mal entrenado en estas tareas. Es una postura ilusa del Gobierno pretender derrotar a la mafia. Y, por desgracia, la sociedad ha creído ese discurso oficial. Llegará un momento en que finalmente se tendrán que sentar a discutir y ponerse de acuerdo. Porque ninguno de los dos quiere acabar con el negocio: el dinero de narcotráfico es puntal de muchas economías latinoamericanas como la nuestra.

Indigenas Tzotziles chiapanecos custodian a un narcotraficante. (EFE)

Indígenas Tzotziles chiapanecos custodian a un narcotraficante. (EFE)

El peligro de la ‘cartelización’ del Ejército

La elección del Ejército para encabezar el combate a los narcos no es casual. Según Ravelo, más de la mitad de las corporaciones de policía mexicanas tienen algún vínculo con los siete cárteles que operan en México. Él ha llegado a hablar de una “policía cartelizada”, un oficio consustancialmente ligado a la corrupción y concebido como un negocio que camina de la mano con el tráfico de droga. El gran riesgo que ahora ven expertos como Ravelo es que suceda lo mismo con el Ejército y que éste acabe integrándose en la propia estructura de los cárteles criminales.

El temor no es en balde y una sombra planea sobre la política militarista y de tolerancia cero de Calderón: el recuerdo de los Zetas. Nacidos como un cuerpo de élite que, precisamente, combatiera el narcotráfico, los Zetas pasaron de las filas castrenses a engrosar las del Cártel del Golfo, que se convirtió en la primera organización en contar con un cuerpo paramilitar propio.

El riesgo que está latente a cada minuto en el país es que se vaya a repetir el fenómeno de los Zetas. El gobierno tiene un gran problema: sanear las policías y limpiar sus cuerpos de seguridad para que vuelvan a ser confiables. Es un proceso que se está llevando a cabo ahora, pero que llevará por lo menos una década. Otro interrogante que plantea dar tanto protagonismo al Ejército en la lucha contra el crimen organizado es si, después de varios años de intervención militar, puede haber capacidad del poder civil para hacer regresar a los militares a los cuarteles. Los puede tentar el poder.

El origen del problema

El narcotráfico en México no es un problema nuevo. Su situación geográfica lo convierte en obligada zona de paso al suculento mercado estadounidense, el mayor del mundo con sus seis millones de consumidores de cocaína. También hay que tener en cuenta un aumento de poder que han experimentado los cárteles mexicanos como consecuencia del debilitamiento de las bandas colombianas. Según Ravelo, dos momentos clave han hecho que esta actividad delictiva se desate y escape totalmente del control del Gobierno. Por un lado, la desaparición a finales de los años 80 de la Dirección Federal de Seguridad, una policía dedicada al espionaje y la negociación con criminales. Aunque corrupta, ejercía de dique de contención de las bandas criminales. ¿Y por el otro? La caída del PRI, que gobernó el país durante 70 años, en 2000.

De pronto se pasa a un caos llamado transición y los narcotraficantes empiezan a demostrar saber jugar mejor que los políticos el juego de la alternancia, extiendéndose por la República. Negocian con alcaldes sin importarles el partido al que pertenezcan, porque lo que importa es la impunidad y el negocio. Siempre exigen como condición que la policía esté de su lado. Es una suerte de improvisación en el acceso al poder que permea hasta las estructuras más bajas. Mientras los políticos se están peleando, ellos se posicionan, toman controles sociales, estructuras clientelistas y sólidas. Y cuando el Estado advierte que está penetrado y toma la decisión de combatir con fuerza, es demasiado tarde, sobre todo cuando en las estructuras municipales, la mayor parte de los actores políticos han tejido algún tipo de relación, directa o indirecta, con figuras del narcotráfico. A los políticos no parece importarles el daño que genera que en las campañas entre dinero del narcotráfico con tal de colocar piezas en el Congreso o en las presidencias municipales [ayuntamientos]. Y cuanto más suceda esto, más nos pareceremos a un narcoestado.

Ciudades norteñas como Tijuana, Ciudad Juárez o Culiacán han sido las más castigadas por la violencia.

Ciudades norteñas como Tijuana, Ciudad Juárez o Culiacán han sido las más castigadas por la violencia.

Las soluciones

Independientemente de la fuerza represiva del Estado, se tiene que acompañar esta política de otras medidas que no se ven, como la destrucción de las redes patrimoniales. El dinero del narco ha creado poderosas empresas que siguen generando ganancias millonarias y que alimentan el negocio y aumentan la capacidad de respuesta a las medidas del Gobierno.

Sin embargo, un ataque a la red económica de los narcotraficantes es sólo una de las soluciones. Otra, estructural y de más hondo calado, también se revela como fundamental. Como en su día hizo Hamás en Palestina, los narcotraficantes han aprovechado las fallas del estado de bienestar mexicano para erigirse como benefactores de los más necesidades, paliando las múltiples deficiencias de la política social pública y granjeándose apoyos en todos los niveles.

Otra cuestión fundamental es reforzar la política social. El gobierno tiene una gran falta de credibilidad en buena parte del país y tiene la tarea política de revertir este fenómeno y hacer que la gente vea que es mejor estar del lado del Estado que del lado del crimen. El Estado, al abandonar en parte la política social, ha dejado huecos abiertos en los que el narcotráfico se ha asentado: atienden demandas sociales, pavimentan calles, colocan alumbrado público, atienden enfermos, construyen escuelas, reparten dinero entre la comunidad pobre y ganan impunidad y aceptación.

Hacia la ‘colombización’ del conflicto

Visto el panorama, parece difícil resistirse a establecer una comparación con el caso de Colombia, otro país fuertemente marcado por la huella del tráfico de drogas. Ravelo va más allá y le augura a México un futuro similar.

Creo que ya nos parecemos mucho a Colombia: hemos tenido brotes de terrorismo, violencia extrema, cerca de 5.000 muertes, inseguridad, psicosis, etc. Lo único que falta es descubrir que un presidente llegó al poder con la ayuda del dinero del narcotráfico, como ocurrió con Ernesto Samper. Por lo demás, el escenario es muy parecido.

¿Cómo se ve el futuro a medio plazo?

 

Lo que empieza a posicionarse en el imaginario colectivo es que, de continuar, esta ola de creciente violencia, lejos de servir como un instrumento de legitimación para el régimen actual, va a generar una verdadera crisis de capacidad frente al problema. Pronto podríamos ver a México como uno de esos estados fallidos.

[Fuente]





Cuatro mil muertos desde enero: México se ahoga en la sangre del narcotráfico.

25 10 2008

Foto: BBC

Más de 4.000 muertos en lo que va de año, decenas de asesinados casi cada día, cadáveres decapitados, sin piel en los rostros, torturados, amontonados en solares frente a colegios, horriblemente mutilados…

En España o en cualquiera de los países de nuestro entorno semejante situación de violencia resultaría inconcebible. Pero en México, un país que no está oficialmente en guerra con nadie, que recibe cada año más de 21 millones de turistas, y que tampoco es precisamente una nación del Tercer Mundo (tiene el decimotercer PIB del planeta y ocupa el puesto 52 en el ranking de desarrollo de la ONU, dentro aún de la franja de “desarrollo alto”, donde también está España), la violencia extrema se ha convertido en el pan nuestro de cada día.

El crimen, especialmente el crimen organizado, y particularmente el crimen provocado por los cárteles del narcotráfico, lleva cobrándose vidas en México desde hace décadas. La situación, sin embargo, se ha desbocado en los últimos meses: De los mencionados 4.000 asesinados en 2008, más de 1.000 han muerto sólo en los meses de septiembre y lo que llevamos de octubre.

Las guerras entre cárteles, las venganzas, los secuestros y la corrupción del sistema policial han hecho la situación prácticamente insostenible, por más que, al mismo tiempo, se sucedan las detenciones y los golpes al narcotráfico.

Éstas son, en 20 preguntas y respuestas, las claves para entender qué está pasando.

1. ¿POR QUÉ HAY TANTO NARCOTRÁFICO EN MÉXICO?

México es el proveedor más grande de marihuana y la segunda mayor fuente de heroína en el mercado estadounidense. Entre el 60 y el 70% de las metanfetaminas que se venden en EE UU se producen en México, y muchos laboratorios que operan al norte de la frontera, sobre todo en California, están controlados por mexicanos.

En 2003, los traficantes mexicanos eran ya responsables del 77% de la cocaína que ingresaba en EE UU, una cifra que al año siguiente había subido hasta el 92%, según datos de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA).

Por su situación geográfica, México hace de puente para toda la droga procedente de Sudamérica (principalmente de Colombia, pero también de Bolivia, Ecuador y Perú) con destino a EE UU. Y se trata de un negocio ilegal que mueve más de 65.000 millones de dólares al año.

Los cárteles de droga mexicanos tienen lazos con los traficantes de drogas colombianos (el cártel de Cali, el de Medellín) y con el crimen organizado internacional.

Otro factor importante es el hecho de que, según los organismos encargados de la lucha contra la droga en EE UU, tanto una buena parte de la Administración mexicana como de las élites y, sobre todo, de la policía de este país, estén involucrados con el mundo del narcotráfico,

México sufre una de las tramas de corrupción y de delincuencia organizada más duraderas y enquistadas del mundo.

2. ¿CÓMO NACIERON LOS CÁRTELES MEXICANOS?

El origen se encuentra en los años ochenta, tras la ofensiva estadounidense contra el negocio de la droga en el Caribe, que dejó a México como principal puente de entrada del narcotráfico procedente de Sudamérica hacia EE UU.

Para evitar lavados de dinero, los cárteles colombianos empezaron a pagar a las bandas mexicanas con droga, en lugar de en efectivo, y éstas empezaron a crear su propio mercado. Más adelante, los colombianos, acosados por EE UU, se fueron concentrando más en la producción que en la distribución, una parte del negocio que fue derivando a manos mexicanas.

3. ¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES CÁRTELES?

El número de cárteles que operan en México varía según las fuentes. La DEA cifra en 30 las grandes organizaciones criminales mexicanas que están a cargo del tráfico de drogas. El Gobierno suele hablar de siete grandes cárteles: el de Juárez (creado por Carrillo Fuentes), el del Golfo (controlado por Osiel Cárdenas), el de Tijuana (Arellano Félix), el de Colima (Amézcua Contreras), el de Sinaloa-Pacífico (Guzmán Loera), el Milenio (Valencia) y el de Oaxaca (Díaz Parada).

Los cuatro mayores son el del Golfo, el de Sinaloa-Pacífico, el de Tijuana y el de Juárez:

1. El cártel del Golfo

Lo fundó en los años cuarenta Juan Nepomuceno Guerra, y estuvo bajo el liderazgo de Juan García Abrego hasta 1996, año en el que, tras una lucha por el poder, le sucedió Osiel Cárdenas Guillén. Cárdenas fue detenido en 2003 pero continuó dirigiendo el cártel desde prisión hasta que le extraditaron a EE UU en 2007.

Este cártel cuenta con el grupo de sicarios más peligrosos, “Los Zetas”, nacido en los años noventa.

El ex presidente mexicano Carlos Salinas de Gortari y varios congresistas fueron relacionados con casos de corrupción vinculados a este cártel.

Opera alrededor del Golfo de México y en algunos estados centrales.

2. El cártel de Sinaloa-Pacífico

En 1989 fue capturado el jefe del gran cártel de Guadalajara, Miguel Ángel Félix Gallardo, y este grupo se dividió en dos cárteles diferentes, el de Tijuana, controlado por Ramón Arellano Félix, y el de Sinaloa, dirigido por Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, que fue detenido pero se fugó de la cárcel en 2001.

El cartel de Sinaloa controla la heroína procedente de Asia, la cocaína de Colombia y la marihuana mexicana, mantiene su área de influencia en 17 estados.

Mantienen una guerra feroz con los jefes de los cárteles de Arellano Félix. Entre sus víctimas se encuentra el cardenal Juan Jesús Posadas.

Opera en un total de 17 estados, en toda la costa del Océano Pacífico.

3. El cártel de Tijuana

Conocido también como cártel de Arellano-Félix, es uno de los más violentos en la actualidad. Su líder, Ramón Arellano Félix, murió en un enfrentamiento armado con la policía en febrero del 2002, y desde entonces el cártel está bajo el mando de sus hermanos, tres de los cuales han sido ya detenidos.

El cártel de Tijuana coopera en ocasiones con el del Golfo, y es responsable de cientos de homicidios.

Opera en Baja California, en torno a la ciudad de Tijuana.

4. El cártel de Juárez

Fue creado por Amado Carrillo Fuentes, alias “El Señor de los Cielos” (transportaba la cocaína en una flota completa de aviones Boeing 727). A Carrillo se le considera el auténtico ‘padre’ del narcotráfico en México. Consolidó el llamado “triángulo de oro” (Sonora-Chihuahua-Durango) y llegó a tener más de 25.000 millones de dólares, lo que le convirtió en el hombre más rico de México. Bajo su mando, el cártel de Juárez ganaba 200 millones de dólares cada semana (tras la muerte de Pablo Escobar en Colombia, el Carrillo pasó a ser el principal proveedor de cocaína).

Tras su muerte el cártel quedó bajo la dirección de un consejo.

Opera principalmente en Ciudad Juárez y en Chihuahua.

4. ¿CÓMO FUNCIONAN?

Los cárteles mexicanos son, junto con los de Colombia (a los que están reemplazando desde hace años en el mercado estadounidense de la droga) los más poderosos del mundo.

En las zonas donde operan, los narcotraficantes impulsan, a su modo, la economía local, y ejercen un control absoluto sobre la población, entre la que suscitan una mezcla de terror, con amenazas, asesinatos y sobornos, y admiración por el nivel de vida de que disfrutan.

Los narcotraficantes suscitan una mezcla de terror y admiración entre la población

Claramente identificables (viajando en sus todoterrenos a prueba de bala), controlan cada movimiento que se realiza en sus zonas de influencia, toman fotografías de cada persona que llega o se va.

La mayoría de los cárteles están dirigidos por ex potentados agrícolas o ex policías procedentes de las zonas, como Sinaloa o el Pacífico, donde florecieron los cultivos de droga durante la prohibición de los años veinte y treinta en EE UU.

Los narcotraficantes cuentan con la complicidad de muchos policías corruptos, y con la impunidad que supone el hecho de que el 85% de las denuncias presentadas contra ellos quede sin resolver.

5. ¿QUIÉNES SON SUS VÍCTIMAS?

Principalmente, miembros de cárteles enemigos, pero también cualquiera que se les oponga, desde agricultores a empresarios y políticos, pasando por militares (la semana pasada aparecieron degollados 13 miembros del Ejército en la zona de León) o periodistas (desde el año 2000, Reporteros sin Fronteras ha contabilizado medio centenar de asesinatos y una decena de desapariciones de periodistas en México. Más de la mitad estaban investigando casos ligados al narcotráfico).

6. ¿CÓMO SON LOS ASESINATOS?

Muy crueles y pensados para que sean expuestos como ejemplo público, ya sea como amenaza, como demostración de poder o como cumplimiento de una venganza o un castigo.

Algunos ejemplos: En Tijuana fueron asesinadas 50 personas sólo en la primera semana de octubre. Dos de los cadáveres estaban en plena vía pública. Uno tenía la cabeza sobre las piernas; el otro, a un lado. Otros cuerpos aparecieron amordazados y maniatados, desnudos o sin parte de su ropa, con la cabeza cubierta con una bolsa de plástico y con un disparo. Algunos presentaban amputaciones de dedos y lengua.

En Chihuahua, cuatro personas fueron decapitadas y sus cabezas fueron entregadas por un servicio de paquetería en una comandancia de la Policía.

Un ganadero de Sinaloa fue asesinado de seis balazos en la cama de un hospital de León, Guanajuato, donde convalecía de un atentado que había sufrido en su casa.

En mayo, Edgar Guzmán, de 22 años, e hijo del “Chapo”, líder del cártel de Sinaloa, fue asesinado en el aparcamiento de un centro comercial de su natal Culiacán. Le dispararon más de 500 balas.

7. ¿CUÁNDO COMENZARON LAS GUERRAS ENTRE CÁRTELES?

Las luchas más importantes comenzaron en 1989, tras la detención de Miguel Ángel Félix, que controlaba la práctica totalidad del negocio de la cocaína en México. La violencia cesó un poco a finales de los noventa, pero volvió a empeorar de forma progresiva desde el año 2000.

Hasta ahora, los peores años habían sido 2005, por las luchas entre los cárteles del Golfo y Sinaloa, y 2006, cuando cerca de 500 personas fueron asesinadas en disputas por el control del territorio de Michoacán.

8. ¿POR QUÉ HAY TANTAS MUERTES AHORA?

Por un lado, los cárteles están respondiendo con mucha violencia al acoso al que les está sometiendo el Gobierno de Felipe Calderón, un acoso basado en dos ejes principales: la lucha contra la corrupción policial y la utilización del ejército en la guerra contra el narcotráfico.

Por otra parte, los cárteles han pasado de centrarse en las rutas de distribución de droga hacia Estados Unidos a preocuparse, sobre todo, por el control de territorios en el mismo México, lo que ha desencadenado feroces guerras entre ellos.

9. ¿POR QUÉ ESTÁN LUCHANDO POR LOS TERRITORIOS?

Al haber descendido el volumen del comercio de droga hacia EE UU, las organizaciones criminales están mirando más hacia el mercado interior. No les interesa tanto el abrir nuevas rutas hacia el norte como controlar los distintos Estados en los que operan, desde las ciudades más grandes hasta las aldeas.

10. ¿POR QUÉ HA DESCENDIDO EL TRÁFICO HACIA EE UU?

El descenso se debe, principalmente, a dos razones: la demanda de cocaína en Estados Unidos está bajando, y los controles en la frontera son cada vez más difíciles de sortear.

11. ¿QUÉ OTRAS CONSECUENCIAS TIENE ESTE CAMBIO?

Aparte de las guerras entre cárteles y la fragmentación de éstos, el menor comercio con EE UU significa que grandes cantidades de cocaína se están quedando en México, y a esta droga hay que darle salida. Para ello, los cárteles están bajando los precios y cada vez es mayor el número de mexicanos, sobre todo jóvenes, que se están enganchando.

12. ¿QUÉ CÁRTELES ESTÁN EN GUERRA AHORA?

Los cárteles del norte se encuentran sumidos desde hace meses en una despiadada lucha, tanto por el control de territorios como por el poder.

La jefatura del cártel de los hermanos Arellano Félix, en Tijuana, está siendo disputada por uno de los sicarios (“El Teo”), quien rechaza como jefe al histórico al capo Sánchez Arellano, alias “El Ingeniero”. Pese a que han sido detenidos varios de sus miembros, la familia Arellano Félix se niega a abandonar el control del grupo.

Los sicarios disidentes de este cártel estarían siendo apoyados por el poderoso cártel del Golfo, enemigo acérrimo, a su vez, del de Sinaloa-Pacífico, con el que lucha a sangre y fuego por el control de varios territorios para la venta de droga en el mercado local y las rutas hacia Estados Unidos.

Por otro lado, en Chihuahua (el estado donde se están produciendo más muertes), los cárteles de Juárez y el Golfo luchan también por el control de las rutas de cocaína hacia Estados Unidos.

13. ¿DÓNDE ESTÁN OCURRIENDO LA MAYORÍA DE LOS CRÍMENES?

En la parte norte del país (el noroeste, sobre todo), la más cercana a la frontera con EE UU. Son las zonas controladas por los principales cárteles de la droga, y los lugares desde donde se practican la mayoría de los negocios relacionados con la introducción de droga en EE UU.

Tras las oleadas de violencia que en años anteriores sacudieron estados como Michoacán o Guerrero, los principales Estados afectados ahora son la Baja California (325 muertes desde enero de 2008, 157 de ellas desde el pasado 2 de septiembre), Chihuahua (más de 1.600 asesinados este año, 422 desde septiembre), Sinaloa (695 muertos en 2008, 139 en los últimos dos meses), Durango (209 muertos este año, 44 desde septiembre) y, en el centro del país, el Estado de México (118 asesinados en 2008, 54 desde septiembre).

14. ¿CUÁLES HAN SIDO LAS ÚLTIMAS MATANZAS?

Trece militares degollados en el estado de Nuevo León esta semana.
21 muertos en una cárcel de Tamaulipas, también esta semana, y otros 20 en una prisión de Tijuana, el 18 de septiembre.
11 asesinados en un bar de Chihuahua el pasado día 10, y otros 50 en Tijuana la semana anterior.
24 cadáveres encontrados en un bosque cerca de Ciudad de México, el 13 de septiembre.
Una decena de decapitados en el Estado de Yucatán, en agosto.
Dos mujeres, dos niñas y tres policías asesinados en el Estado de Guerrero, también en agosto.

15. ¿QUÉ ESTÁ HACIENDO EL GOBIERNO?

El Presidente de México, Felipe Calderón, ha hecho de la lucha contra el narcotráfico uno de los ejes de su política. En una operación sin precedentes, desplegó a más de 30.000 efectivos del ejército y la policía federal, lo que, a su vez, ha provocado una respuesta violenta de los cárteles, que han asesinado a cientos de policías y soldados.

Otra de las armas del Gobierno son los procesos de extradición. En el último año y medio México ha extraditado a EE UU a más de 120 delincuentes.

16. ¿CUÁLES HAN SIDO LOS ÚLTIMOS GOLPES CONTRA EL NARCOTRÁFICO?

Esta misma semana, las autoridades han asestados dos duros golpes al narcotráfico en México.

El lunes, la policía detuvo en la capital a 15 presuntos miembros del cártel colombiano de Cali mientras celebraban una fiesta. Entre los detenidos se encontraba uno de los presuntos cabecillas de este cártel, el colombiano Teodoro Mauricio Fino Restrepo, alias “El Gaviota”, que comandaba el tráfico de cocaína hacia México por vía marítima.

Dos días después caía Jesús Zambada García, alias “rey Zambada”, considerado uno de los cabecillas del cartel del Pacifico, junto con otros 15 sospechosos de estar implicados en esta organización.

Zambada, de 47 años, es uno de los principales narcotraficantes de México y socio de “El Chapo” Guzmán, líder del mencionado cártel. Se ocupaba de la actividad criminal del cartel en el Valle de México y de la importación de cocaína.

El pasado día 8, en otra gran operación, fueron detenidos otros 14 presuntos miembros de este mismo cártel.

En todo 2007 fueron detenidas 15.000 personas y una veintena de capos.

17. ¿QUÉ OCURRE EN LAS CÁRCELES?

Los jefes del narcotráfico encarcelados continúan manejando los hilos de sus negocios desde las prisiones, y llevan hasta los penales las guerras que se libran fuera, al tiempo que controlan a su antojo a un buen número de funcionarios y policías (en enero de 2001, el jefe del cártel de Sinaloa y uno de los narcotraficantes más importantes de México, se fugó sin problemas de una prisión de máxima seguridad).

Esta situación, unida a la masificación que padecen muchas cárceles mexicanas, hace de las prisiones auténticos polvorines donde estalla la violencia.

A principios de esta semana murieron 21 reos en el centro penitenciario del Estado de Tamaulipas, apenas un mes después del asesinato de otra veintena de presos en una cárcel de Tijuana.

18. ¿CÓMO VIVEN LOS GRANDES NARCOS?

A todo tren. La mayoría poseen grandes fortunas y lujosas mansiones y vehículos. Su poder es incontestable.

En la redada realizada por la policía esta semana en la mansión donde miembros asociados al cártel de Cali celebraban una fiesta, la policía encontró un pequeño zoológico con tigres y panteras, una sala usada como local de stripstease, una casa de tres plantas construida enteramente con madera labrada y vidrio, 14 coches de alta gama…

La mansión permanecía oculta a la vista de los vecinos por dos hileras de árboles, y a ella se accedía a través de una gran puerta de piedra esculpida con forma de animales y custodiada por un vigilante.

19. ¿CÓMO RESPONDE LA SOCIEDAD?

Bajo el lema “Iluminemos México”, el pasado 31 de agosto decenas de miles de mexicanos se manifestaron durante más de tres horas en Ciudad de México contra la violencia del crimen organizado. Muchos vestían ropas blancas y portaban velas, al tiempo que gritaban consignas como “Ya basta”, “Queremos paz y seguridad” o “México unido jamás será vencido”.

Era la tercera gran marcha en 11 años, todas con la misma exigencia. La primera fue en 1997 y la segunda, a la que asistió un cuarto de millón de personas, en 2004.

Según una encuesta realizada este año por la BBC, el narcotráfico es el segundo mayor problema del país, después de la corrupción, para los mexicanos.

El 68% aprueba las medidas militares emprendidas por el Gobierno y el 58% cree que la guerra contra las drogas puede ser ganada, a pesar de lo cual el 80% considera que es necesario encontrar otras alternativas para ganar esta lucha.

 

Para el 62%, el crecimiento de los cárteles tiene su origen en problemas sociales como el paro o el estado actual de la economía. El 22% dijo conocer directamente a alguien que estuvo o está vinculado al negocio del narcotráfico, y el 9% asegura haber sido afectado directamente por la violencia vinculada al narcotráfico.

Por otro lado, el 80% de los encuestados considera que la cultura de las pandillas narcotraficantes está siendo cada vez más exaltada en México, y el 81% opina que el narcotráfico está penetrando distintos aspectos de la cultura del país.

20. ¿QUÉ ES LA NARCOCULTURA?

Centrada sobre todo en la música (los llamados narcocorridos) y el cine, en torno al narcotráfico ha crecido toda una cultura en la que, a medio camino entre el drama y la autojustificación, se cantan y a veces hasta se glorifican las “gestas” de los narcos, a modo de nuevos héroes de la sociedad: la forma en cómo lograron hacerse sitio partiendo de la pobreza más absoluta, los principales eventos, sus amores y odios, el mundo de la droga y la violencia…

Los protagonistas de esta cultura también son víctimas de la violencia. Entre 2006 y 2007 fueron asesinados en México nueve músicos del narcocorridos, la mayoría por deudas con los narcotraficantes o por ensalzar las virtudes de grupos rivales.

Los principales exponentes del narcocorrido son Los Tigres del Norte, grupo fundado en 1968.

El mercado de canciones y películas sobre narcotraficantes está prohibido, tanto en emisoras de radio como en salas de exhibición, pero proliferan los discos piratas y las películas en DVD. [Fuente]

 





Las “mascotas” de los narcos colombianos, costara $4,000 pesos diarios su alimentacion.

21 10 2008

El médico veterinario zootecnista Jaime López, de la Unidad Canina de la Policía Federal, aseguró que los especímenes en peligro de extinción recibían cuidados profesionales y especializados.

Notimex)

(Foto: Notimex)

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) se hará cargo de los seis felinos y un simio incautados por la Policía Federal a un grupo de presuntos integrantes del cártel colombiano de Cali en un domicilio cercano al Desierto de los Leones.

 

 

 

Una pareja de leones, un tigre blanco y un albino, así como dos panteras negras, permanecen en el inmueble ubicado en el kilómetro 30 del Camino al Desierto de los Leones, colonia Santa Rosa, en la delegación Alvaro Obregón.

El médico veterinario zootecnista Jaime López, de la Unidad Canina de la Policía Federal, aseguró que los especímenes en peligro de extinción recibían cuidados profesionales y especializados.

Dijo que desconoce el presupuesto que tendría que utilizarse para los cuidados de animales de ese tipo, pues en ellos se necesita desde vacunas, revisiones periódicas, niveles de alimentación, tratamientos y curaciones para mantenerlos en óptimo estado, como fueron encontrados.

Al llegar al inmueble sólo se han efectuado inspecciones oculares que dejan ver un estado saludable tanto de los felinos como de un primate, el cual descartó que fuera chimpancé, orangutan o mandril, pues dijo que desconoce el tipo de mono del que se trata.

Por las condiciones y la disposición como se encontraba ese zoológico particular, los animales eran alimentados con pollo y conejos, los cuales eran arrojados vivos para mantener el instinto de cacería de los felinos, detalló.

En virtud de las cantidades de carne que requieren los leones, las panteras y los tigres, sería necesario invertir 4,000 pesos diarios en comida independientemente de los demás cuidados que requieren, señaló el especialista.

Las jaulas están dispuestas para contemplar los animales, al fondo de un jardín que tiene un pequeño lago artificial de unos 80 metros cuadrados en el que lucen un hipopótamo de fibra de vidrio de tamaño natural asomando el lomo por la superficie del agua, así como un cocodrilo de cemento.

Otras dos figuras de cemento de cocodrilos parecieran acechar al hipopótamo, mientras que una garza del mismo material observa la escena del otro lado del lago y frente a un puente colgante de madera con cables de acero.

El rugido de los felinos se escucha perfectamente en lo que parece un sótano, pero se trata de una cueva habilitada como spa simulando una caverna con formaciones rocosas y puntiagudas del techo hacia lo que se asemeja a un lago subterráneo en una gruta.

De acuerdo con las evidencias encontradas, el área de caballerizas de la residencia se encontraba vacía y también es claro que el inmueble no era habitado cotidianamente.

El refrigerador, el fregadero, las alacenas y la mesa de la cocina permanecían en disposición para una fiesta con alimentos sencillos que puedieron haber sido sándwiches, aunque con vinos de mesa finos.

Los closets no contenían ropa de cambio o de uso continuo, sólo unas cuantas prendas para dormir y la muda de un día; las sábanas fueron retiradas de la cama y en el jacuzzi con acabados de madera aún estaban los estropajos y jabones recién empleados durante el operativo del sábado.

En los libreros de la estancia del comedor y de la sala de juegos sólo permanecen algunos libros de ornato, ninguno de ellos real, pero esos muebles también están semivacíos.

La colonia Santa Rosa es una zona residencial exclusiva que se ubica muy cerca del Desierto de los Leones, en cuya entrada se observa un letrero que prohíbe la entrada de visitantes con animales.

Los acabados y la decoración de la vivienda son una extraña combinación de estilos y gustos arquitectónicos entre columnas de madera tallada, herrería armada con retorcidos tallos de fierro y hojas, así como estatuillas de origen hindú, figuras egipcias e incluso pirámides en las partes superiores de las columnas.

Incluso en la cueva habilitada como baño hay chimeneas en las que se observan escasos restos de ceniza, lo que deja de ver que había un permanente mantenimiento y limpieza del inmueble.

Se presume que los presuntos narcotraficantes pagaban el mantenimiento diario del inmueble, el cual incluía el cuidado de los animales con personal de la región, pues se observó que los jardineros salían de las casas vecinas poco después del mediodía como se presume pudieron haber dado mantenimiento al inmueble.

En breve, la Secretaría de Seguridad Pública y el agente del Ministerio Público federales podrían determinar quién es el propietario de la casa y si tiene vínculos con los presuntos narcotraficantes detenidos la noche del sábado. [Fuente]





Se enfrentan policías y presuntos sicarios en Santa Bárbara esquina con Lindavista.

21 10 2008

El enfrentamiento terminó cuando los presuntos delincuentes chocaron contra una casa, lo que provocó que explotara una granada en el vehículo

 

Agentes federales se enfrentaron este lunes a balazos contra presuntos delincuentes que viajaban a bordo de una Passat en la Colonia San Bartolo Atepehuacan Delegación Gustavo a Madero

Agentes federales se enfrentaron este lunes a balazos contra presuntos delincuentes que viajaban a bordo de una Passat en la Colonia San Bartolo Atepehuacan Delegación Gustavo a Madero

Luego de un operativo de la Procuraduría General de la República (PGR) que derivó en una balacera, fueron detenidos ocho presuntos delincuentes en calles de la Colonia San Bartolo Atepehuacan, Delegación Gustavo A. Madero.

 

 

 

De acuerdo con informes preliminares de la Secretaría de Seguridad Pública del DF, quien llegó para apoyar a las autoridades federales, el enfrentamiento comenzó alrededor de las 15:00 horas y duró casi 30 minutos.Los reportes de la corporación capitalina indican que elementos de la Agencia Federal de Investigación (AFI) y de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) estaban patrullando la zona en busca de un grupo de narcotraficantes, por lo que comenzaron a seguir a un automóvil Passat, color plata, placas 248-VZV.

Al ver que una camioneta de la AFI se les emparejaba, los tripulantes del Passat comenzaron una balacera sobre la Avenida Wilfrido Massieu, al tiempo que chocaban contra el costado del vehículo federal.

El enfrentamiento terminó cuando el Passat se impactó contra la cochera de un domicilio marcado con el número 173 en la calle Santa Bárbara, lo que provocó que explotara una granada de fragmentación y que el automóvil se incendiara, mientras los presuntos delincuentes continuaban disparando contra los agentes federales.

En ese momento, policías de la Unidad de Protección Ciudadana Lindavista arribaron para apoyar a las autoridades federales, pues los delincuentes trataron de escapar, pero lograron detener a ocho de ellos.

Dentro de la casa en la que se impactó el vehículo había pocos muebles, algunos vidrios tenían impactos de bala y en el patio se encontraron al menos cinco cartuchos de armas largas y de calibre 9 milímetros.

En la esquina de Wilfrido Massieu y Santa Bárbara se localizaron por lo menos 10 casquillos, la mayoría calibre 9 milímetros.

Elementos de Fuerza de Tarea de la SSP-DF aseguraron dos granadas que se encontraban dentro del vehículo Passat; sin embargo, no especificaron si eran de fragmentación o de humo.

El lugar se encuentra acordonado por alrededor de 50 policías capitalinos.

Fuentes del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM) señalaron que un policía de la SSP-DF resultó lesionado debido a la explosión de la granada, aunque fue reportado fuera de peligro, pues las esquirlas no le causaron daño. [Fuente]

 

 





Caen narcos en el D.F. ¡con tigres y panteras!

20 10 2008

La detención se realizó cuando los narcos celebraban una fiesta en una lujosa casa en el Desierto de los Leones

Caen narcos ¡con tigres y panteras!

Caen narcos ¡con tigres y panteras!

Con todo y sus fieras, fueron detenidos 11 colombianos que introducían cargamentos de cocaína al País para la organización de Arturo Beltrán Leyva, “El Barbas”.Dos panteras negras, dos leones africanos, un tigre blanco y uno albino fueron asegurados por la Policía Federal al realizar un operativo, el sábado, en una lujosa casa de campo en el Desierto de los Leones, en la Delegación Álvaro Obregón.

La acción policiaca se realizó cuando los narcos celebraban una fiesta. Se les decomisaron 220 mil 800 dólares, autos de lujo y armas.
   

 

 

La célula delictiva, vinculada con el cártel colombiano del Norte del Valle, se encargaba del tráfico de alrededor de 500 kilos de cocaína vía marítima, al mes, para su distribución en México, informó la SSP federal.Además de los colombianos, entre ellos tres mujeres, se detuvo a dos mexicanos, un uruguayo y un estadounidense.

El colombiano Teodoro Mauricio Fino Restrepo, “El Gaviota”, era el líder del grupo, al encargarse de negociar los cargamentos de cocaína con los narcos mexicanos, aseguraron las autoridades.[Fuente]

 

 

Temas Relacionados:

Las “mascotas” de los narcos colombianos, costara $4,000 pesos diarios su alimentacion.

Se enfrentan policías y presuntos sicarios en Santa Bárbara esquina con Lindavista.