10 claves de la felicidad

19 03 2009

Felicidad

1. No pierdas nunca el buen humor. De lo contrario, te debilitarás física y psíquicamente.

2. La alegría está dentro de ti. No depende de los demás y tú puedes proporcionártela cada día.

3. No te lamentes. Vive el presente, el hoy, aquí y ahora de cada día. No te encierres en el pasado.

4. Tener más cosas no es ser más. Las posesiones materiales no garantizan la felicidad.

5. Dar es mejor que recibir. Si intentas que la gente que te rodea también sea feliz, tú lo serás más.

6. Vive como piensas. Hay que vivir en paz con uno mismo y siendo consecuente con lo que uno piensa.

7. Olvida lo negativo. Haz cada cierto tiempo un inventario de lo bueno que te ha pasado y olvida lo malo.

8. Lleva una vida saludable. Si estás sano serás fácil que seas feliz. También hay que trabajar la mente.

9. Hazte homenajes de vez en cuando. No pasa nada por darse un capricho, sino que es algo muy saludable.

10. Las crisis son parte de la vida. Hay que aceptarlas y usarlas para fortalecernos y enriquecernos. [Fuente]





Destapa la Felicidad

18 03 2009

destapalafelicidad

La nueva campaña publicitaria de Coca Cola: Destapa la Felicidad, es una maravilla como a lo que nos tienen acostumbrados. La idea principal es que el hombre mas viejo de España tiene un encuentro con el bebé mas joven para darle consejos sobre la vida, todos de buena voluntad.

Pero no se queda ahí sino que han preparado una campaña genial, poniendo webcams en la sala de maternidad de un hospital, donde puedes ver a los bebés y dejarles mensajes de alegría y esperanza, para que lo primero que perciban sean ideas de felicidad, todo ello desde el sitio oficial.

Toda la campaña se ve que está hecha con cariño, y es un alarde de buen rollo, donde viejos nos muestran – a nosotros y a los bebés – la belleza de la vida y la alegría de vivir.

Precioso también el vídeo de la campaña, un hálito de esperanza en estos tiempos difíciles … [Fuente]

Destapa la Felicidad-Coca Cola




La felicidad es contagiosa.

5 12 2008

Según un estudio en Boston

Ser feliz, contagioso

Ser feliz, contagioso

La felicidad, según un grupo de investigadores, es contagiosa. Los mismos que descubrieron que la obesidad y el tabaquismo se extienden en redes, demostraron que cuantas más personas felices se conozcan, mejor.

 

 

La felicidad es contagiosa, según un grupo de investigadores. El mismo equipo que demostró que la obesidad y fumar se extienden en redes ha demostrado que cuantas más personas felices conozcas más probable es que uno sea feliz. Y conectar con personas felices mejora tu propia felicidad, informaron en el British Medical Journal.

“Estamos lidiando con una estampida emocional” declaró Nicholas Christakis, profesor de sociología médica en la Harvard Medical School en Boston, en una entrevista.

Christakis y James Fowler, un politólogo de la Universidad de California, en San Diego, han usado datos de 4.700 niños voluntarios en el estudio Framingham Heart, una gigantesca investigación sanitaria iniciada en Framingham, Massachusetts, en 1948.

Han analizado un tesoro de datos de las fichas de seguimiento que se remontan a 1971, siguiendo nacimientos, matrimonios, muertes y divorcios. Los voluntarios también aportaron información de contacto de sus amigos más cercanos, compañeros de trabajo y vecinos. Han valorado la felicidad usando un sencillo test de cuatro personas. [Fuente]





En busca de la FELICIDAD.

14 11 2008

Es una película basada en la vida real que fue protagonizada por  Will Smith, en el 2006 narrando la fabulosa historia de Christopher Gardner, quien después de haber vivido las carencias más grandes a lado de su hijo, hoy día es un millonario emprendedor, conferencista motivacional y filántropo.

Christopher Gardner  and Christopher Jr

Christopher Gardner and Christopher Jr

Su historia:

Christopher Gardner nació el 9 de febrero de 1954, en Wisconsin. En su infancia casi no tuvo modelos masculinos positivos. Desde la ausencia de su padre Thomas Turner quien vivía en Louisiana, hasta su violento padrastro Freddie Triplett. A pesar de ser un matrimonio infeliz; la madre de Gardner, Betty Jean, fue fuente de inspiración y fortaleza para él. Ella animó a Gardner a creer en sí mismo y tener confianza en sí mismo. El propio Christopher la cita:

“Sólo puedes depender de ti mismo, la caballería no va a venir a rescatarte”.

Fue el segundo de una familia de cuatro, su hermana Ophelia (la mayor e hija de un matrimonio previo), Sharon y Kim (hijas del tercer matrimonio con Freddie Tripplett). Su padrastro golpeaba a su madre constantemente dejándola casi noqueada y sus hijos tenían miedo de intervenir. Incluso en una ocasión la acusó de trabajar al mismo tiempo que recibía dinero de Servicios Sociales, lo que provocó que la metieran a la cárcel y sus hijos tuvieran que ir a un centro de menores temporal hasta su salida. Para colmo, tiempo después, fue encarcelada de nuevo al tratar de quemar la casa con Tripplett adentro. De esta experiencia, Gardner determinó que el alcoholismo, la violencia doméstica, el abuso a menores y el analfabetismo eran contra lo que lucharía el resto de su vida.

Cuando Gardner entró de nuevo al centro de menores, tenía apenas ocho años, fue violado en una ocasión por un desconocido. En este período conoció a sus tres tíos maternos: Archie, Willie y Henry. Siendo éste último la más importante influencia de Gardner justo cuando más necesitaba la figura de un padre. Lamentablemente, su tío Henry murió ahogado en el Río Mississippi mientras su madre seguía en prisión.

Entre los años 60s y 70s, Chris sintió un profundo orgullo hacia la cultura afroamericana influenciado por Martin Luther King Jr., Malcom X y Eldridge Cleaver, así como un profundo interés en temas de racismo y discriminación en África y EEUU. También desarrolló un gusto por la música oyendo a James Brown y Miles Davis, lo que le llevó a aprender a tocar la trompeta.

Después de acabar el instituto e inspirado en su tío Henry, se enlistó como miembro del cuerpo médico en la Marina Estadounidense. Ahí conoció al Dr. Robert Ellis, quién le ofreció trabajo como asistente en la clínica de investigación en el Centro Médico de la Universidad de California y el Hospital de veteranos en San Francisco. Gardner aceptó el trabajo y se mudó a San Francisco en 1974. Durante dos años, aprendió como manejar el laboratorio e incluso colaboró en artículos de investigación con el Dr. Ellis.

El 18 de junio de 1977, Chris Gardner se casó con Sherry Dyson, experta educativa en matemáticas. Con 10 años de entrenamiento médico, lo más seguro era que Chris eligiera en el futuro una carrera médica. Sin embargo, debido a la larga duración de los estudios y los notables cambios tecnológicos que se producirían para cuando acabara, ya no podría servirle todo lo aprendido. De esta manera, le aconsejaron buscar otra carrera, por lo que al cumplir 26 años anunció a su esposa que ya no quería ser doctor. Esto provoco un enfriamiento en la relación con Sherry, agravado por otras diferencias ideológicas.

Tres años después Jackie Medina, una estudiante de odontología, quedaría embarazada por él. Gardner dejó a su esposa para cuidar de Jackie y su hijo. No sería hasta 9 años después que se consumaría el divorcio con Sherry.

Christopher Jarrett Medina Gardner, hijo de Chris, nació el 28 de enero de 1981. Cuando apenas cumplió un año, Gardner para poder mantenerse económicamente tuvo que tomar otros trabajos. Entre ellos como representante de ventas de CMS, compañía de equipo médico con un sueldo menor de $30,000 dólares al año. Después se cambiaría para Van Waters & Rogers, compañía más estable.

Motivado por las preguntas de su hijo, Gardner decidió localizar a su padre biológico, a quién conocía sólo por teléfono. Gracias a su nuevo trabajo en el que ganaba más dinero, pudo viajar a Louisiana para conocerlo por primera vez. Al final de ese viaje decidió que él sí lograría ser un hombre de éxito.

Después de ir a una de sus ventas, la vida de Gardner cambió. Conoció a un hombre impecablemente vestido con un Ferrari rojo. Curioso, Gardner le preguntó que hacía para vivir, a lo que respondió que era corredor de bolsa. A partir de ahí Gardner decidió a lo que quería dedicarse en el futuro. Este hombre de traje era Bob Bridges, quién lo introdujo en el mundo de las finanzas. Inmediatamente le presentó al director de la firma para hablarle de programas de capacitación. Durante los siguientes dos meses, Gardner canceló todas sus citas de ventas y pospuso sus multas de estacionamiento acumuladas, incluida la que le pusieron cuando estaba hablando con ellos.

Gardner consiguió una oportunidad al ser aceptado en un programa de capacitación en E. F. Hutton. De golpe renunció a su trabajo para dedicarse a tiempo completo a la preparación para ser corredor de bolsa. Cuando por fin se presentó en la oficina el primer día, se encontró con la sorpresa de que habían despedido una semana antes al director que lo contrató.

Sin experiencia ni licenciatura ni conexiones, consiguió que le hicieran una entrevista en la bolsa de valores Dean Witter Reynolds, pero una semana antes fue detenido por no pagar 1.200 dólares en multas de coche y pasó 10 días en la cárcel. Cuando salió, descubrió que su novia se había ido con su hijo y todas sus pertenencias, incluida su ropa. Al día siguiente, con la misma ropa con que entró a la cárcel se decidió a presentarse. La táctica surtió efecto y consiguió un empleo como aprendiz por 1.000 dólares al mes, que apenas le alcanzarían para vivir. Cuatro meses después de que Jackie desapareciera, regresó para dejarle de nuevo a su hijo para que él se hiciera cargo del niño. En las pensiones no se aceptaban niños, pero aun así aceptó su custodia. A pesar de tener trabajo, su hijo y él vivían desamparados sin hogar mientras ahorraban para alquilar una casa en Berkeley, California. Ninguno de sus compañeros de trabajo sabía que él y su hijo estuvieron un año viviendo sin casa.

Todo su sueldo se iba en los pañales, el jardín infantil y la comida. Usaba dos trajes, uno gris y uno azul, que cargaba en su bolsa. Al principio dormían en moteles baratos, pero no se podían dar ese lujo durante todo el mes. Más adelante dormían en donde pudieran, como en su oficina, albergues, parques y hasta baños públicos. Chris recibió ayuda de las personas que menos esperaba, las prostitutas al verlo empujando el destartalado caminador de su hijo, le regalaban al pequeño billetes de cinco dólares. Pero fue el reverendo Cecil Williams quien al ver la dedicación de Gardner a su hijo, les permitió quedarse por unos cuantos meses en el refugio de madres indigentes. Hoy en día cuando se le pregunta a Christopher Gardner, Jr. como fue vivir sin techo, él responde:

“No podría decirte que fuéramos sin-techo, yo sólo sabía que siempre teníamos que irnos. Así que, si me acuerdo de algo, es nosotros moviéndonos, siempre moviéndonos”.

Gardner siempre fue el primero en llegar a la oficina y el último en irse, haciendo persistentes llamadas a los clientes prospecto. En 1982, por fin pasó su examen para obtener la licencia y obtuvo empleo en Dean Witter Reynolds.

Cinco años después, Chris Gardner estableció su propia firma de bolsa de valores Gardner Rich & Co, en Chicago, Illinois. Escogió este nombre debido a que consideraba a Marc Rich, como uno de los hombres y empresarios más exitosos del mundo. Consistía en una bolsa de valores institucional especializada en deudas, las transacciones de algunas de las instituciones más grandes del país y planes para pensiones públicas. Su nueva compañía empezó en su pequeño piso con una inversión inicial de $10,000 dólares y una mesa de madera que servía para la hora de la comida en familia.

En el 2006 vendió Gardner Rich & Co. en un trato multimillonario, y se convirtió en fundador de Christopher Gardner International Holdings, con oficinas en Nueva York, Chicago, y San Francisco. Ahora está haciendo inversiones en Sudáfrica que crearán cientos de trabajos e introducirán millones en inversiones extranjeras para la nación.

En la actualidad también coopera en varias organizaciones filantrópicas como Cara Program y la Iglesia Metodista de San Francisco quiénes más le ayudaron cuando lo necesitaron él y su hijo. También fundó un proyecto millonario en San Francisco que crea casas de renta baja y oportunidades de empleo. En Chicago da asistencias para vacantes de empleo, orientación laboral y capacitación a gente sin hogar ni recursos. También coopera con el National Fatherhood Initiative para enseñanza de los niños.

Ha recibido el premio al Padre del Año en 2002, el 25 Premio Anual Humanitario y en 2006 el Premio a Amigos de África. Su historia pasó inadvertida hasta aparecer en una parte del programa 20/20, en 2003. Una editorial se interesó e hizo un libro basado en su vida, que fue adaptado para la pantalla grande en la película “The Pursuit of Happyness” producida por Columbia Pictures y protagonizada por Will Smith, quien fue nominado al Oscar por la misma película. Gardner faltó al estreno para asistir a un evento de caridad el día de Navidad. Es por esto que celebramos a Christopher Paul Gardner quien ha servido de base a millones de personas en el mundo. [Fuente]

Solo me queda decir: “Sólo puedes depender de ti mismo, la caballería no va a venir a rescatarte”.

 

 





Palabras que escuchar.

2 11 2008

Solo me queda decir, DISFRUTEN Y SIENTAN su vida, espero que les guste este video, creo que tiene un mensaje muy importante, para mi punto de vista uno de los mejores video que se han realizado en cuanto a su mensaje, ojala existieran cada vez mas asi.





La Felicidad.

2 11 2008

La felicidad es una elección personal.

Si nos detenemos a pensar cuánto nos dura el regocijo en las situaciones que nos hacen felices en esta vida, nos sorprenderemos al descubrir que ni bien obtenemos las cosas que tanto deseamos ya estamos deseando otras; y esta condición no nos permite disfrutar realmente de la vida.

La felicidad está muy condicionada con nuestras perspectivas y también por las comparaciones, de modo que se hace difícil ser feliz ya que siempre va a existir alguien que tiene más dinero, que es más apuesto o que tiene más éxito.

Por mucho que tengamos tendemos a sentirnos insatisfechos si sabemos que otros en nuestras circunstancias tienen más o gozan de más ventajas o beneficios.

Las expectativas de felicidad de un individuo son diferentes y abarcan desde tener una buena posición económica, satisfactorias relaciones sociales, amor, éxito, sensibilidad espiritual o lograr la iluminación.

Los deseos mundanos son importantes para ser feliz, como la buena salud, poder establecer buenos vínculos afectivos y tener dinero suficiente, pero no todas las personas con todos estos atributos son felices, porque además necesitan tener la capacidad de poder disfrutar de estos bienes.

La serenidad mental, la paz interior, pueden reemplazar a cualquiera de estas necesidades y hacer a una persona feliz, porque la insatisfacción, mantiene a las personas en perpetuo desequilibrio.

La serenidad mental se obtiene por medio de una disciplina interna que nos lleve a apreciar todo lo que tenemos y sacar el mejor partido de ello.

El autoconocimiento nos permite tomar conciencia de lo mucho que valemos, de todos los atributos de nosotros mismos que no tenemos en cuenta porque preferimos pensar en los atributos de los demás.

Una fuente de dignidad interior es el afecto, la calidez y la compasión.

Si nos disciplinamos para actuar con los demás con afecto, calidez y compasión puede cambiar radicalmente nuestra visión del mundo; y en vez de creer como antes que el hombre es malo por naturaleza podremos cambiar de punto de vista, porque comprobaremos que al contrario todo hombre es bueno cuando lo tratan bien.

Ser feliz es sentirse bien en el mundo y esto no necesariamente se relaciona solo con el placer.

Sigmund Freud fundamentó toda su teoría sobre la importancia de la satisfacción de los deseos y la búsqueda del placer.

Pero hay una diferencia significativa entre el placer y la felicidad.

Hay muchos placeres que en lugar de felicidad nos dan muchos sufrimientos, como las adicciones de todo tipo, el juego o la promiscuidad.

Todos sabemos por propia experiencia o por experiencia de los demás, sobre aquellos placeres que producen sufrimiento, porque los hemos vivido o porque hemos visto sufrir a otros.

Solo con disciplina interna se logra tomar decisiones correctas que son las que tienden sólo a los placeres que nos hacen felices.

La estructura del cerebro nos permite entrenarnos para estar bien predispuestos para enfrentar cualquier situación sin derrumbarnos. En realidad este es un proceso natural innato que el hombre ha olvidado y tiene que rescatar de su bagage genético.

El cerebro tiene una gran plasticidad o sea una gran capacidad para cambiar sus conexiones nerviosas por otras nuevas, de modo que cambiando nuestra forma de pensar y practicándolo activamente se puede lograr una nueva configuración neuronal que nos permita elegir el placer para ser felices y no el placer para el sufrimiento.[Fuente]





La vida es dura.

18 10 2008

Les dejo este video que en lo personal me gusta mucho, creo que tenemos mucho que aprender de estos maravillosos seres, son tantas las cosas que olvidamos al crecer que simplemente olvidamos el objetivo principal de esta vida, es que disfrutar y ser feliz pese a las situaciones difíciles que se presentan, espero que les guste.