Se reactiva el consumo en EU con ofertas de Acción de Gracias.

30 11 2008

Las cifras indican una subida bastante igualitaria en todo el territorio estadounidense, con crecimientos de 3.4% en el sur, de 3% en la región central, de 2.7% en el oeste y de 2.6% en el noreste

viernes_negro_ee_uuLa crisis financiera no ha podido aplacar las ganas consumidoras de los estadounidenses, que se han gastado en el primer día de rebajas después del Día de Acción de Gracias, el “viernes negro”, 10 mil 600 millones de dólares,  3% más.

La industria minorista esperaba con ansiedad las primeras cifras provisionales, difundidas hoy por la empresa ShopperTrack RCT, ante su temor de que la crisis impacte negativamente en sus ventas.

El co-fundador de la firma de investigación, Bill Martin, dijo que el primer día de rebajas fue positivo teniendo en cuenta las turbulencias económicas, la tradicional debilidad en el consumo en un año electoral y los precios récord de la gasolina en el verano.

“Bajo estas circunstancias, el inicio de la temporada (de rebajas) es verdaderamente asombroso y demuestra la resistencia del consumidor estadounidense (ante la crisis) y su voluntad de gastar”, explicó Martin en un comunicado.

El experto atribuyó el aumento en las ventas a las fuertes rebajas que han aplicado las tiendas a sus artículos.

Las cifras indican una subida bastante igualitaria en todo el territorio estadounidense, con crecimientos de 3.4% en el sur, de 3% en la región central, de 2.7% en el oeste y de 2.6% en el noreste.

Pese a estos porcentajes alentadores, Martin advirtió de que no hay garantías de que las tiendas sigan aplicando descuentos sustanciales a sus productos después del fin de semana del “viernes negro”, lo que podría reducir el gasto de los consumidores.

El “viernes negro” es la jornada después del Día de Acción de Gracias y se llama así porque las cuentas del año de las tiendas suelen pasar de los números rojos a los números negros.

Este año los estadounidense tienen solamente 27 días para hacer sus compras navideñas comparado con los 32 días que tuvieron en 2007, algo que podría influir en las cuentas de las tiendas.

Las primeras cifras son positivas, pero la temporada es larga y algunas empresas prevén caídas en las ventas por la crisis.

El analista Marshal Cohen, de NPD Group, calcula que las ventas totales disminuirán 3%, en lo que es su primera previsión negativa desde que evalúa las rebajas en EU.

La presidenta de America’s Research Group, Britt Beemer, augura que las ventas caerán 1% en noviembre y diciembre.

La Federación Nacional de Comercio Minoristas (NRF, en sus siglas en inglés) proporciona cifras más positivas con un incremento previsto en las ventas de 2.2%, pero este porcentaje sería el peor en seis años.

La precaución también ha invadido a las tiendas, que, como J.C. Penny, prefieren esperar unos días antes de publicar sus cifras de ventas del “viernes negro”.

Otra oportunidad de oro para el sector será el “ciberlunes”, bautizado así hace tres años por la NRFF. Es uno de los días del año en el que los consumidores pueden encontrar las mejores ofertas por Internet y en el que las tiendas online hacen su agosto. [Fuente]





Otro rescate para EE.UU.

26 11 2008

La Reserva Federal de Estados Unidos (FED) inyectará US$800.000 millones en los mercados en un nuevo intento de atajar los efectos de la crisis financiera.

Henry Paulson

Henry Paulson

La FED anunció este martes que piensa utilizar US$600.000 millones para comprar activos hipotecarios con el objetivo de estimular el crédito.

 

Al mismo tiempo, el banco central estadounidense también reveló un plan de US$200.000 millones para reactivar el mercado de los créditos al consumo.

En los últimos meses, mientras la crisis crediticia se ha ido profundizado, los bancos y otras instituciones financieras han sido reacios a prestar dinero, lo que ha agudizado la ralentización de la economía.

Según el secretario del Tesoro, Henry Paulson, el objetivo del nuevo paquete de estímulo es poner más crédito a disposición de los consumidores.

“Estamos comprometidos a utilizar todas las herramientas a nuestra disposición para preservar la fortaleza de las instituciones financieras y estabilizar los mercados, para minimizar el contagio al resto de la economía”, dijo Paulson.

Con este nuevo plan de rescate, que se suma al plan de US$700.000 millones aprobado en octubre por el Congreso de EE.UU., la Reserva Federal piensa comprar US$100.000 millones de la deuda de los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac.

El banco central también informó que adquirirá US$500.000 millones en activos hipotecarios (fondos de hipotecas que se juntan y son vendidos a inversores).

Caída del consumo

La FED también anunció que prestará US$200.000 a los portadores de títulos respaldados por diversos tipos de préstamos al consumo, como tarjetas de crédito o créditos a estudiantes.

Según el organismo estadounidense, con los US$600.000 destinados al mercado hipotecario se pretende reducir el coste de las hipotecas para la compra de vivienda y aumentar así su disponibilidad.

El analista de asuntos económicos de la BBC Andrew Walker señaló que la gravedad de los problemas por los que atraviesan los mercados del crédito ha quedado clara al conocerse este martes que la economía estadounidense se contrajo un 0,5% en el tercer trimestre del año, dos décimas más que la previsión inicial.

Según el Departamento de Comercio de EE.UU. esta caída -la peor en siete años- se debió al mayor descenso en el consumo en 28 años.

Además, este martes se supo que entre julio y septiembre el precio de la vivienda en EE.UU. cayó un 16,6% con respecto al mismo periodo del año anterior.

Según el índice nacional de precios elaborado por Standard & Poor’s/Case-Shiller, los precios de las viviendas se encuentran en niveles no vistos desde 2004. [Fuente]