Sexo lésbico, ¿cómo cuidarse?

11 12 2008

 

Sexo Lesbico

A pesar de vivir en una sociedad con menos tabúes, la diversidad sexual continúa siendo estigmatizada por algunos sectores de la sociedad, donde aún el ser gay, transexual, bisexual o lesbiana es causa de burlas, abusos, discriminación o estereotipos relacionados con las infecciones de transmisión sexual (ITS).

Es cierto que la juventud cada vez inicia más pronto su vida sexual: Según datos del Instituto Mexicano de Sexología, los hombres lo hacen a los 15 años y las mujeres a los 14, en promedio; sin embargo, el foco rojo está sobre la creencia de que el condón sólo tiene la función de evitar embarazos, olvidándose de las ITS y, con ello, el sexo se convierte en  un deporte mortal y extremo.

Entre heterosexuales, al igual que en la comunidad gay, se sabe que el condón es el método por excelencia para protegerse de las ITS; por todos lados es fácil encontrar información para quienes tienen relaciones sexuales hombre-mujer u hombre-hombre, pero se carece de información para chicas lesbianas, quienes también corren riesgos pese  a que no hay penetración.

Una sexualidad plena implica hacerlo con responsabilidad, sin poner en riesgo la salud de tu pareja y la tuya, por ello acudimos a Marijose Herrera, psicóloga especialista en el tema; ella nos dio unos tips para las chicas que mantienen una vida sexual activa con otras chicas:

MJ: Las lesbianas (y bisexuales), como todas las mujeres, están en riesgo de contraer el papiloma humano, el herpes genital, las ladillas, la gonorrea, VIH y otras infecciones. La vaginitis bacterial (fiebre de heno), por ejemplo, es  muy común entre las lesbianas. Pero es posible evitar ser contagiado, si se entiende el sexo como un  acto de mucha responsabilidad y no sólo como fuente de placer.

Mario: ¿Dé que formas puede contagiarse una chica de alguna ITS?

MJ: Por cualquier tipo de contacto donde haya secreciones vaginales (incluyendo la sangre y fluidos relacionados con la menstruación). Puede ser:

– Usar cualquier tipo de juguete sexual que no esté previamente limpio.
– Tocar los genitales propios antes o después de tener contacto con los de tú pareja.
– Contacto vulva-vulva.
– Utilizar ropa interior, trajes de baño, sábanas o toallas ajenas (pues gracias al desconocimiento de tener una ITS, se corre el riesgo de una transmisión).

M: ¿Existen métodos para evitar contagios y tener una sexualidad libre de riesgos?

MJ: Claro que hay formas de disminuir los riesgos, aunque no existe algún método 100% confiable para evitar contagios de alguna ITS, sin importar tu preferencia sexual. Pero hablando las lesbianas, aquí algunas recomendaciones que deberían considerar:

– Si piensas utilizar cualquier especie de juguete, como vibradores o dildos, coloca un condón al momento de la penetración y evita a toda costa utilizarlo si ya estuvo en la vagina de otra mujer.
– Para cualquier especie de contacto con tus dedos y la vagina, puedes utilizar guantes de látex para un solo uso por acto; esto te protegerá a ti y a tu pareja si tienes alguna herida y evitar contagio de ITS.
– Evita utilizar instrumentos que han sido usados para penetración anal y después hacerlo vaginal, pues hay bacterias que viven en el recto y pueden afectar la zona de la vagina o la uretra.
– Si vas a tener sexo oral, puedes protegerte mediante protectores dentales o bien alguna barrera de látex, como un condón cortado previamente o un trozo de plástico con el que se envuelven los alimentos

Una vida sexual sana es derecho de tod@s

Tanto chicas lesbianas, como bisexuales, deben de tener mucho cuidado con quién deciden tener relaciones sexuales; la única forma de estar seguras de que no corren ningún riesgo, es mediante exámenes y chequeos de especialistas, quienes realmente pueden decirles si están libres de alguna ITS; en el peor de los casos puede haber señales de VPH o SIDA.

Se recomienda visitar al ginecólogo al menos una vez al año, así como hacerse el papanicolaou para evitar riesgos innecesarios. Ericka Montesinos, de la revista El Diván, resalta algunas acciones durante el acto sexual lésbico que, en definitiva, son totalmente libres de ITS:

– Masturbación.

– Abrazos.

– Masaje erótico.

– Fantasear.

– Sexo telefónico.

– Besarse.

– Besarse profundamente.

– Sexo oral con protección.

– Penetración con los dedos y con la debida protección como guantes de látex.

Así que no hay excusas para jugar al clásico  “a mí no ve a pasar”, eres dueña de tu vida y nadie puede obligarte a hacer algo que no quieras; piensa que puedes estar poniendo en riesgo tu vida y  la de la persona que amas.

¿Crees que hay suficiente información para la comunidad lésbica para evitar riesgos de una ITS? ¿Y tú, cómo prácticas tu sexualidad, responsablemente o ni siquiera te preocupa?