Obama, presidente 2.0

12 11 2008

Radial Press

Foto: Radial Press

El 44º presidente de los Estados Unidos, todavía presidente electo, pasará a la historia no sólo por cerrar una de las más tristes páginas de la historia americana, aquella que habla de racismo y segregación, sino por ser el jefe de estado que mejor supo aprovechar las oportunidades que ofrece la red.

 

 

Equipo

Barack Obama tuvo claro desde el principio de su campaña que el mundo www era básico para lograr que un senador sin muchos recursos pudiera llegar a ser el candidato demócrata. Durante toda su campaña, Obama recaudó un total de 600 millones de dólares, a través de 3.000.000 de donantes, la mayoría de los cuales no pertenecía a las grandes fortunas del país. Pero el dato más importante es que un número muy destacado de esas donaciones, concretametne 375.000, se hicieron a través de la web de Obama y que, a través de páginas personales de usuarios creadas para recaudar fondos, se consiguieron 1,5 millones de dólares.

Obama, además, supo rodearse de un equipo muy cercano a la red, en el que encontramos nombres como David Axelfrod David Plouffe (responsables de campaña), Michael Nelson, ex director de estrategias de tecnología e Internet, y Daniel Weitzner, del WWW Consertium (un consorcio para desarrollar al máximo las posibilidades de Internet). Seguramente estos hombres fueron quienes alentaron al senador, en gran medida, a confiar en la red.

cortesia de barackobama.com

Foto: cortesía de barackobama.com

La campaña

 

 

Para tener éxito en el mundo on-line hay que estar preparado para no parar de innovar (enseguida el producto se queda antiguo) en un ambiente donde se desconoce en todo momento la respuesta que puede tener el público (totalmente libre y soberano). Además, es necesario tener el producto adecuado.

En este caso, la fortuna estuvo de parte de Obama. Durante todo momento se probaron fórmulas (desde el famoso Yes we can hasta la posibilidad de descargarse logos para el ordenador, fondos de pantalla…) para vender un producto casi perfecto. Y, además, el público respondió.

Gran parte del éxito de la campaña del senador de Illinois se debe al apoyo de la red. Basta con recordar a la chica Obama (un vídeo creado por una partidaria suya), una idea nacida como una pequeña broma que llegó a provocar una respuesta por parte del Partido Republicano, que tuvo que lanzar la chica McCain. Pequeños gestos como éste demostraron la importancia de Internet.

Otro ejemplo, en este caso en el partido Republicano, es la gobernadora de Alaska, Sarah Palin, candidata a la vicepresidencia. Gracias a las imitaciones de Tina Fey en el programa Saturday Night Live y el visionado en Youtube, consiguió superar a McCain en popularidad e, incluso, provocó que el debate de vicepresidentes fuera el más visto de la historia y superar a los de Obama y McCain.

Retos para el futuro

Ahora Obama, encumbrado ya como la materialización del sueño americano, se enfrenta al reto de cumplir sus promesas. Ha prometido un gobierno más abierto al público, donde la gente (a través de Internet) pueda discutir las leyes que se firmen y donde muchos debates importantes puedan ser contemplados por los usuarios.

Ha afirmado que gracias a la red de redes se puede crear una democracia más transparente y conectada, en la cual, el empleo de las nuevas tecnologías llevará a la solución de problemas de diversa índole. Entre éstos destaca el peso económico del sistema sanitario, la búsqueda de energías más limpias o la mejora de la seguridad ciudadana. Además, se asegura que así se mejorará la competitividad gracias a un mundo on-line libre, donde se pueda intercambiar información.

Para la gestión de todas estas iniciativas, Obama apostó desde el inicio de su campaña por la creación del Chief Technology Officer, un nuevo miembro del cabinet del presidente al que considera fundamental para la América del siglo XXI. El presidente electo está ya dando los primeros pasos demostrando la importancia que da a la tecnología y a la red. Así, en la web change.gov, el usuario puede informarse de todas las actuaciones de la nueva Administración, así como solicitar un puesto en el nuevo equipo. [Fuente]

Bienvenidos a la Administración 2.0.





México no debe ilusionarse mucho con Obama.

6 11 2008

La investigadora, Guadalupe González, señala que la llegada del demócrata generará aire fresco en la relación de los países, pero con la crisis es poco probable que haya cambios importantes y rápidos.

obama1La elección de Barack Obama como presidente de Estados Unidos puede ayudar en la lucha contra el narcotráfico en la frontera con México, pero el vecino latinoamericano no debe guardar muchas esperanzas de poder lograr un acuerdo migratorio para millones de ilegales.

Desde hace años, México pugna por una reforma que regularice la situación de inmigrantes que viven sin papeles en Estados Unidos y cuyas remesas son una de las principales fuentes de ingresos para el país después del petróleo.

Pero, al menos al comienzo de su mandato, Obama tendrá puesta toda su atención en la crisis financiera estadounidense, que desató una tormenta global, y no estará mirando demasiado al sur, de acuerdo con analistas.

“La llegada de Obama va a generar aire fresco en la relación con México, pero es poco probable que en una situación de crisis económica se puedan esperar cambios importantes y rápidos”, dijo Guadalupe González, investigadora del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE).

Obama, que venció al republicano John McCain en los comicios del martes gracias al apoyo de estados clave, respaldó como senador la construcción de una barda en la frontera para frenar a los inmigrantes ilegales, algo que despertó una catarata de críticas desde varios puntos de Latinoamérica.

Además apoyó el otorgamiento de mayores recursos a las fuerzas de seguridad en la frontera para detener la inmigración ilegal y prometió castigar a los empleadores que contraten indocumentados.

Sin embargo, se ha mostrado a favor de una reforma migratoria para ayudar a los trabajadores sin papeles.

Se calcula que 12 millones de inmigrantes ilegales viven en Estados Unidos, la mayoría de ellos mexicanos que han cruzado por la extensa frontera común de 3,200 kilómetros.

Pero, el balón se encuentra más del lado del Congreso que de la Presidencia estadounidense: pese a los exhortos del mandatario George W. Bush, en el Capitolio naufragó dos veces en los últimos años un proyecto de reforma migratoria que hubiera legalizado a los inmigrantes.

Incluso los legisladores decidieron aumentar la seguridad en la frontera para contener la inmigración ilegal. Desde entonces, Washington incrementó las redadas para detectar y deportar indocumentados por todo el país.

Control de armas

Los principales temas de la relación entre los dos países vecinos como migración, narcotráfico y comercio “no se modificarán tremendamente” con la llegada de Obama a la Casa Blanca, dijo el experto en relaciones internacionales de la Universidad Iberoamericana Erik Fernández.

Pero, en lo que hace a lucha contra el narcotráfico, el líder demócrata podría atender el insistente pedido de México de mayores controles en la frontera a la venta de armas, que fluyen hacia las manos de los narcotraficantes y alimentan la violencia de las bandas, que ha dejado 4,000 muertos este año.

Obama ha dicho que busca controlar la venta de armas en un intento por reducir el nivel de violencia en las calles estadounidenses.

“Los demócratas siempre han tenido una visión antiarmas y es posible esperar un mayor control en este sentido, así como también del lavado de dinero”, dijo Fernández.

Los narcotraficantes mexicanos introducen anualmente cientos de toneladas de drogas en Estados Unidos, el mayor consumidor de drogas ilegales del mundo.

Las bandas también lavan su dinero en tierra estadounidense y compran armas que muchas veces son más poderosas que las de las fuerzas de seguridad.

Estados Unidos es el principal socio comercial de México, pero a menudo las relaciones han subido de temperatura por maltratos a inmigrantes o porque ambos Gobiernos se acusan de falta de cooperación para combatir al narcotráfico.

Para el analista Sergio Aguayo, México debe hacer valer el influyente voto hispano, que fue clave para el triunfo de Obama sobre McCain, y defender los intereses de los mexicanos allí.

Sin embargo será necesario un arduo trabajo de la diplomacia mexicana para aprovechar el aire de renovación del nuevo gobierno y así avanzar hacia una reforma migratoria.

“En ese sentido el mensaje de cambio, de renovación de Barack Obama puede servirnos. Lo que no sé es si (el presidente) Felipe Calderón sea el mejor líder para aprovechar ese resquicio”, dijo sobre el conservador mandatario mexicano. [Fuente]

 





¿Qué hará Bush cuando deje la Casa Blanca?

6 11 2008

George Walker Bush

George Walker Bush

¿A qué se dedicará

George W. Bush cuando abandone la Casa Blanca? ¿Volverá a su rancho de Texas para dedicarse al negocio del petróleo? ¿Impartirá conferencias por todo el mundo? ¿Llegará a recibir un Nobel de la Paz como Al Gore? Por el momento es una incógnita, pero un repaso a las dedicaciones de otros antiguos gobernantes de EE UU puede dar una idea de lo que hará a partir de enero de 2009.

 

 

Cuando en 1974 el por el entonces presidente Richard Nixon abandonó la Casa Blanca tras su dimisión por el caso Watergate, se enclaustró en su finca de San Clemente, California. Pocas veces salió de su refugio, pero lo hizo en 1977 para someterse a varias entrevistas por televisión que le aportaron aproximadamente un millón de dólares.

A finales de la década de los 80 Nixon recuperó un papel como estadista veterano y experto en política exterior y en ocasiones volvía a la Casa Blanca para aconsejar a los nuevos inquilinos republicanos.

Reagan, George Bush, Clinton…

Otro de los máximos mandatarios de Estados Unidos, Ronald Reagan, que dirigió el país de 1981 a 1988, se trasladó a vivir a Los Ángeles (California) tras su mandato. El que fuera actor antes que presidente no retomó la interpretación, aunque sí apareció varias veces en público y pronunció discursos. Así, recibió dos millones de dólares por un viaje a Japón en el que ofreció varias charlas.

padre tomó el relevo a Reagan como presidente en 1989. Bush era considerado un héroe de guerra por su participación en la II Guerra Mundial. Además, se graduó en Economía por Yale y se fue a Houston (Texas), donde amasó una importante fortuna gracias al petróleo. Tras el fin de su mandato, regresó a Houston para volver al negocio del crudo que tantos beneficios le había dado.George Bush

Su sucesor, Bill Clinton, optó tras su presidencia por poner en marcha su proyecto filantrópico, Iniciativa Global Clinton, con el que promueve compromisos de acciones para mejorar la vida a 200 millones de personas en más de cien países. Clinton es otro ex presidente aficionado a los discursos y, entre otros actos, participó en la XVII Conferencia Internacional sobre Sida el pasado mes de agosto.

Pero además de aficionado a las charlas, por las que cobra unos 100.000 dólares, conferencias y proyectos filantrópicos, Clinton se dedica también al golf y al tenis.

El caso de Al Gore

Pero quizás la metamorfosis más representativa vivida por un político recae en Al Gore, ex vicepresidente de EE UU. Gore cambió las preocupaciones políticas por las del cambio climático, una causa que hizo suya y por la que fue premiado tanto con un Oscar de la Academia de Cine estadounidense, gracias a su documental Una verdad incómoda, como con el Nobel de la Paz.

Así, aunque aún existen dudas acerca del futuro de George W. Bush cuando salga de la Casa Blanca, una de las posibilidades es que siga el ejemplo de su padre y vuelva al negocio del petróleo en Texas. También es posible que ofrezca discursos y conferencias, aunque esto es algo más aventurado debido a las meteduras de pata en sus intervenciones en público.

O, quién sabe, es posible que también cree un proyecto filantrópico, incluso que se vuelque en la lucha contra el cambio climático. En todo caso, habrá que esperar a finales de año o comienzos del próximo para saber qué será de ahora en adelante de George W. Bush. [Fuente]

 





Discurso de triunfo de Barack Odama (Traducido al Español).

6 11 2008





Así es el nuevo presidente de EE.UU.

5 11 2008

Si la historia del nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se viera como una pintura, encontraríamos las mismas pinceladas que dibujan las vidas de miles de inmigrantes que han llegado a ese país: la mezcla racial y cultural y un sueño.

Barack Obama

Barack Obama

Sin embargo, hay un trazo que hace su historia única: es el primer mandatario negro en la historia de Estados Unidos.

 

 

Al seguir el rastro del presidente de 47 años, hay que atravesar tres continentes y aunque su padre y su padrastro eran musulmanes, el líder demócrata se declara cristiano.

Su padre, también llamado Barack Obama, nació y creció en Kenia, donde trabajó en la cría de ganado. Tras conseguir una beca para estudiar en la Universidad de Hawai, abandonó la nación africana.

En Hawai conoció a Ann Duham, una joven estudiante oriunda de Kansas, quien se convertiría -el 4 de agosto de 1961- en la madre del hoy presidente de Estados Unidos.

En el momento en que el hoy mandatario estadounidense nació, el matrimonio interracial estaba prohibido en varios estados de EE.UU.

La pareja se divorció en 1964. El padre regresó a Kenia y trabajó como economista del gobierno. La madre se casó con un indonesio y, junto al pequeño Barack, se mudaron a Yakarta.

Leyes

Cuando tenía 10 años de edad, Obama retornó a la casa de sus abuelos en Hawai. En 1985 se trasladó a Chicago, donde formó parte de grupos comunitarios con el objetivo -como lo explica su biografía oficial- de luchar por una mejora de las condiciones de vida de los habitantes de esa localidad.

En 1991, se graduó de abogado en la Universidad de Harvard y fue el primer afroamericano en dirigir la Harvard Law Review, una prestigiosa publicación académica.

Sus ambiciones políticas se materializaron cuando consiguió un curul en el senado estatal de Illinois, en 1996.

Ocho años después, tras ser electo para integrar el Senado estadounidense, el nombre de Barack Obama comenzó a retumbar.

Un salto

Un discurso, pronunciado en la Convención Demócrata de 2004, fue el trampolín para que el senador obtuviera fama no sólo en Estados Unidos, sino en el ámbito internacional.

“Con trabajo duro y perseverancia, mi padre consiguió una beca para estudiar en un lugar mágico: Estados Unidos, que se levantaba como un faro para tantos que habían venido antes en busca de libertad y oportunidades”, dijo Obama.

¿Hasta dónde podría llegar Obama? Esa era la pregunta que muchos se hacían, no sólo en su país, sino entre los seguidores de la trama política estadounidense en el exterior.

El 10 de febrero de 2007, el legislador demócrata respondió esa pregunta cuando lanzó su candidatura a la Casa Blanca.

El hombre

Pese a convertirse en un fenómeno mediático en su país, el camino de Obama no estaba despejado del todo.

En la ruta hacia Washington estaba el obstáculo de la senadora Hillary Clinton, a quien derrotó en una reñida contienda en las primarias.

Para muchos analistas, la esposa de Barack Obama fue una de las claves de su triunfo. Carismática y con dominio de la escena pública, Michelle pareció conquistar el voto femenino para su compañero.

Barack y yo, como pareja, amigos y amantes, nos complementamos en muchos sentidos. Lo que más me gusta es tener a Barack a mi lado y viceversa, ya sea ver cómo me regala una sonrisa, cómo cautiva a su público o cómo habla a mayores de edad en una residencia”, dijo en una entrevista a la revista Ebony.

Junto a sus dos hijas, los Obama se han convertido en una constante en los medios de comunicación estadounidenses.

Según algunos expertos, Obama logró conquistar una importante cantidad de republicanos desilusionados.

Para muchos conservadores, el demócrata encarna las características que -según ellos- su partido parece haber perdido: pragmatismo y eficiencia, sin dejar de lado los valores familiares y la promesa de liberar a Estados Unidos de lo que algunos llaman sus “fantasmas raciales”.

Exterior

Férreo crítico de la invasión a Irak, Obama es elogiado por su visión liberal y su acercamiento reflexivo a los temas de la agenda internacional.

Sin embargo, fue precisamente su inexperiencia en la política exterior lo que apuntaron sus críticos durante su campaña electoral.

Quizás esa fue la razón que motivó Obama a escoger como vicepresidente a Joe Biden, uno de los políticos más experimentados en asuntos exteriores de Washington.

Cuestionado por su apertura al diálogo con el gobierno de Irán, al que tanto se opuso el presidente saliente, George W. Bush, Obama se apoderó de la palabra “cambio” para atraer a los electores estadounidenses y a públicos de otros países.

De hecho, un sondeo realizado por el Servicio Mundial de la BBC reflejó que, en los 22 países donde llevó a cabo la encuesta, preferían al candidato demócrata como presidente de Estados Unidos en lugar de su rival republicano John McCain.

Obama recibió una opinión favorable por un margen de cuatro a uno de las 22.500 personas encuestadas.

Ahora, lo mayoría de los estadounidenses han demostrado estar de acuerdo con esa opinión. [Fuente]